El 9 de octubre de 1558 el capitán Juan Rodríguez Suárez fundó la ciudad de Mérida, donde actualmente se encuentra San Juan de Lagunillas (estado Mérida), y le dio el nombre de Santiago de los Caballeros de Mérida, en alusión a Mérida de Extremadura (España), su ciudad natal. Dado que Rodríguez Suárez no poseía autorización real para tal empresa, será Juan de Maldonado quien –al año siguiente– obtiene la venía de la Real Audiencia de Santa Fe de Bogotá para trasladar y fundar oficialmente la ciudad de Mérida en la meseta de los tatuyes, que desde entonces ocupa, en el valle medio entre los ríos Chama, Albarregas y Mucujún, al borde la Sierra Nevada.

Desde su fundación, el crecimiento poblacional de la ciudad de Mérida fue bastante lento. Se tiene registro de unos 3.300 pobladores indígenas y cerca de 150 familias de colonos españoles, para el siglo XVII; un siglo más tarde los nativos indígenas sumaba otros mil, y los europeos alcanzan los 2.000 individuos. Entrado el siglo XIX, el 26 de marzo de 1812 –en pleno Jueves Santo– la meseta de Mérida, de topografía sísmica, fue sacudida por un fuerte terremoto que cobró la vida de más de 800 personas, lo cual fue una merma importante de su población.

Fundación de la Ciudad de Mérida
Fundación de la Ciudad de Mérida

El carácter religioso y educativo de la ciudad de Mérida, se manifiesta desde 1628 cuando los jesuitas establecen el primer colegio para la educación religiosa y humanista. Para el año 1778 fue elevada como Episcopal, y en 1785 recibió a Fray Juan Ramos de Lora como obispo, quien creará el Seminario de San Buenaventura –germen de la actual Universidad de Los Andes, ícono de la ciudad.

En plena gesta independentista el descontento popular crecía, así el 22 de diciembre de 1817 el general Juan Antonio Paredes asumió el movimiento rebelde La Patriecita, para intentar liberar a Mérida del control español, y que se logrará del todo en 1831 con la entrada en vigencia del sistema republicano.

La ciudad de Mérida es conocida por su atractivo turístico, su clima frío y las hermosas montañas que la rodean, el Parque Nacional la Sierra Nevada y el Sistema Teleférico de Mérida Mukumbarí –el teleférico vaivén más alto y largo del mundo–. Mérida destaca por el gentilicio de sus pobladores, así como ser la ciudad universitaria por excelencia de Venezuela, que le hizo merecedora de las palabras del escritor Mariano Picón Salas al definir a Mérida como “una universidad con una cuidad por dentro.

Foto cortesía: Charrier Édouard Corona