La Paradura del Niño es una tradición andina que se celebra en Venezuela, en los estados Mérida, Táchira y Trujillo, y con mayor relevancia en los pueblos del páramo y los Pueblos del Sur de Mérida. La Paradura del Niño se trata de una fiesta tradicional que se celebra por fieles católicos, que consiste en rezar un rosario al Niño Jesús para celebrar que ya puede pararse, y es muy diversa su fiesta según el devoto que la organiza, que va desde lo más sencillo con el rezo del rosario en familia hasta las grandes fiestas con la representación viviente del nacimiento.

La Paradura del Niño se realiza desde el 1 de enero hasta el Día de la Candelaria que es el 2 de febrero. Se hace en familia o con la participación de la comunidad. Hay paraduras rezadas y paraduras cantadas, donde el anfitrión busca a un grupo de músicos tradicionales para que entonen los versos para agasajar al Niño.

Los dueños de la casa designan a los padrinos del niño, si el Niño Jesús ha sido “robado” de su casa, hay que ir a buscarlo en procesión hasta el lugar donde se encuentra en medio de cánticos. Una vez en su casa el Niño, se coloca en el pesebre, se reza el rosario, se ilumina con velas y se pasea por la casa para que la familia anfitriona reciba la bendición del Niño Jesús. Algunas paraduras también se hacen para pagar promesas al Niño Jesús.

La Paradura del Niño es una tradición andina
La Paradura del Niño es una tradición andina

Al final del rezo, los organizadores convidan a los invitados un trozo de bizcochuelo con un vasito de vino Pasita, también es costumbre en las grandes celebraciones de la paradura brindar comida a los asistentes.

El canto más popular que se canta en las paraduras es este:

“Dulce Jesús mío, mi niño adorado

Ven a nuestras almas, ven no tardes tanto”.

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*