jueves , noviembre 21 2019
Inicio >> Blog >> Turismo nacional en Venezuela: ¿es realmente económico?

Turismo nacional en Venezuela: ¿es realmente económico?

Muchas personas consideran que los precios del turismo nacional en Venezuela no son baratos. Por eso, surge la pregunta sobre si realmente es posible hacer turismo en Venezuela sin gastar demasiado dinero.

Para ser honestos, eso va a depender del destino que se elija. Ciertamente, hay destinos relativamente costosos dependiendo de las condiciones que lo rodean. Si se planea viajar al archipiélago de Los Roques o visitar la selva de Canaima, uno se puede encontrar con que son destinos que sí son costosos. En el caso de quienes quieren ir al Parque Nacional Los Roques, donde sólo se puede llegar en avión, encontramos que los aviones que pueden aterrizar en el aeropuerto del Gran Roque son aviones muy pequeños, ya que la zona donde se construyó la pista no permite su ampliación. Pero si se busca con cuidado otros destinos, se puede encontrar buenas ofertas. El parque nacional Mochima, en el estado Anzoátegui, es un destino bastante accesible en lo económico, ofreciendo impresionantes atractivos naturales para el disfrute en familia.

Turismo nacional en Venezuela: ¿es realmente económico?
Turismo nacional en Venezuela: ¿es realmente económico?

También debemos entender la situación actual de inflación por la que atraviesa el país, que se ha venido acentuando en los últimos años. Por ejemplo, para quienes quieren hacer turismo nacional en Venezuela y disfrutar del clima de montaña, en el caso de las posadas que funcionan en Mérida, éstas ofrecen servicio de habitación y restaurant, y actualmente presentan serias restricciones a causa del reducido abastecimiento de alimentos. Sus propietarios, continuamente deben recurrir al mercado secundario para abastecerse de productos para atender a sus huéspedes como debe ser.

Quizás también te interese  Turistas venezolanos rumbo a España

Otro punto que les afecta es el tema eléctrico, ya que con las fallas frecuentes en el servicio se han visto obligados a adquirir plantas eléctricas con la limitación de que el combustible con el que funcionan, el diesel, no se lo vende tan fácilmente en las estaciones de gasolina. Esto les ha repercutido negativamente en su estructura de costos, lo que obligatoriamente deben trasladar al cliente o usuario, encareciendo el servicio. Además, están sometidos a una serie de impuestos como si fueran grandes hoteles, cuando en realidad son pequeños negocios familiares que deben administrarse con sumo cuidado para que sean rentables, a la vez que asequibles al turista nacional.

Andrés Díaz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *